Iglesia Cristiana - Gnóstica

Litelantes y Samael Aun Weor

Estudiemos la doctrina del Cristo a la luz de la antigua Gnosis, sin dogmas ni fanatismos...

Como ninguna palabra nuestra puede superar el Verbo de Nuestro Señor Samael Aun Weor, iniciamos la Editorial con la reproducción de una de sus breves obras, pero no por breve menos importante. Quiera Dios que su mensaje pueda ser de utilidad para todos nosotros.

* * *

Samael Aun Weor

SUPREMO GRAN MANIFIESTO UNIVERSAL
DEL MOVIMIENTO GNÓSTICO
-1964-

Preliminar

Siguen vigentes, como si se hubieran escrito ayer, las grandes palabras del Venerable Maestro Samael Aun Weor, expresadas algunas veces en forma lapidaria -conociendo la humana natura, que no gusta que le hablen con la verdad- y otras dándonos aliento para continuar en el camino que lleva a la cristificación de fondo.

La cruda realidad de los hechos -como solía decir nuestro querido Maestro- es que las evidencias están ante nuestros ojos: Siguen siendo ciertas y cabales sus observaciones sobre esta humanidad doliente, hechas desde 1964, o más bien, desde su primera obra en 1950.

En el año 46 de la Nueva Era de Acuario, la raíz de todos los males y disensiones sigue siendo el yo, el mí mismo, como repetidamente lo han dicho Nuestro Señor Buda (Las Cuatro Nobles Verdades), Nuestro Señor Jesucristo ( Niéguese a sí mismo , tome su cruz y sígame) y ahora Nuestro Señor Samael Aun Weor, a lo largo y ancho de su obra, verdaderamente el Quinto Evangelio.

Este Gran Manifiesto -que ahora ponemos a su amable consideración- es una síntesis de la enseñanza del Señor de la Síntesis, el Buda Maitreya, el Kalki Avatara, Nuestro Señor Samael Aun Weor. ¡Gloria a su Nombre!

Encontramos claves muy sencillas para comprender los procesos de disolución del yo, y la manera en que, con la bendita ayuda de la mujer, podemos transformar nuestra alma en espíritu, para que se llene de la gracia del Espíritu Santo.

No otra cosa desean para nosotros los Maestros de la Blanca Hermandad y los Avataras o encarnaciones de Vishnú, como dirían los indostanos. Sin embargo, esta humanidad se dedica con tesón prolijo a la maledicencia, la venganza y la guerra, en vez de la oración, la meditación y la acción directa de ayuda al prójimo, la caridad, que es lo que se proponen los Señores de la Luz al entregar estas enseñanzas, raíces de grandes religiones.

Esta situación se presenta palmariamente en todos los grupos, logias, sectas, filosofías y religiones, pues si nos dedicáramos a caminar firmes en el sendero que enseña cada una de ellas, habría la más absoluta paz en el mundo y podríamos comunicarnos libremente con los ángeles y los elementales de la naturaleza; podríamos parlar el Orto purísimo de los dioses, como decían los antiguos, una sola Lengua de Oro, y se verían maravillas sobre la faz de la tierra…

La dura realidad es otra, como bien sabemos: Si no hay cambio individual no hay cambio colectivo, si no hay paz interior no hay paz exterior. Si domina el ego haremos hechos egoicos, como sin lugar a dudas se ve todos los días.

Los signos de los tiempos anunciados por el Maestro Samael están a la vista, por doquiera vemos guerras y rumores de guerras, enfermedades y epidemias desconocidas y desconcertantes, y no se necesita ser sabio ni profeta para percibir que con sólo quitarle el dispositivo nuclear al cohete no se elimina el problema, pues es tanto como quitarle el cargador a la pistola automática: en cualquier momento se puede recargar...

Al efecto, recordemos las palabras de nuestro Gurú:

“Se acerca la Era Acuaria y hay necesidad de abrir todas las facultades; se acerca la era de la luz y hay necesidad de despertar todos los poderes. Más que nunca debemos ahora ser prácticos -y prácticos, repito- ciento por ciento.”

“El tiempo de estar teorizando ya pasó hermanos. Ahora vienen acontecimientos terribles para la humanidad, y es bueno que nosotros estemos preparados.” (Conferencia: Materia, Energía, Mantras).

Las circunstancias tanto sociales como crísticas (internas) nos exigen la incesante práctica, así como la mayor tolerancia y respeto por todas las religiones y escuelas filosóficas o esotéricas. Debemos buscar los puntos de unión y no las diferencias, esas hay que olvidarlas. Más bien debemos decir: ¡Religiosos del mundo, uniros!

Que la paz sea con ustedes.

Los Editores

Capítulo I
LA ERA ACUARIA

Mucho es lo que se ha dicho, mucho es lo que se ha discutido sobre la nueva Era Acuaria que se inició el 4 de Febrero del año 1962.

Ciertas organizaciones pésimamente informadas sobre Astrología suponen que la Era Acuaria comenzó antes del 4 de Febrero de 1962. Otras congregaciones seudo ocultistas están todavía aguardando que se inicie la Era Acuaria.

Muchos suponen que la Era Acuaria se iniciará después del año 2000, basados en que sólo cada dos mil años el sol pasa de un signo Zodiacal a otro, los que así opinan creen firmemente que Jesús nació el año 1º de Piscis, o algunos años antes, durante la Era de Aries.

Realmente aún cuando se diga que Jesús nació físicamente hace 1962 ó 1963 años, esto sólo es una opinión, porque en verdad, nadie sabe con absoluta seguridad en qué año nació Jesús. Así pues, sobre la base del Nacimiento de Jesús es imposible saber cuando comienza la Nueva Era Acuaria.

Sería imposible saber la fecha en que se inicia la Nueva Era, si desgraciadamente no tuviéramos el libro del Zodíaco en nuestro poder, si abrimos dicho libro, en él encontraremos una lámina maravillosa, un mapa cósmico espléndido, éste es el mapa cósmico del 4 de Febrero, año 1962.

Cada vez que se inicia una nueva Era, los siete planetas se reúnen en pleno congreso cósmico en tal o cual signo Zodiacal, así sucedió en el pasado, así sucederá en el futuro, así sucedió el 4 de Febrero de 1962; fue maravilloso el Congreso cósmico del 4 de Febrero de 1962.

Todos los astrónomos pudieron estudiar este gran acontecimiento cósmico, todos pudieron comprobar en forma matemática que esa formidable conjunción se realizó en la constelación de Acuario, todos lo vieron, todos lo comprobaron con sus telescopios y con las matemáticas.

Tenemos que reconocer que los astrólogos de la India se equivocaron lamentablemente, creyendo que dicha conjunción de mundos se realizaría en la constelación de Capricornio, precisamente basados en ese erróneo cálculo, profetizaron dichos astrólogos el fin del mundo para esa fecha, nosotros en nuestro Mensaje del año I de la Era Acuaria, advertimos que quienes así pensaran y profetizaran se convertirían en el motivo de risa del mundo entero.

Citaremos a propósito los siguientes párrafos del mencionado Mensaje:

“Los Astrólogos que suponen que dicha conjunción habrá de realizarse en el signo de Capricornio y no en el de Acuario quedarán de hecho confundidos y avergonzados ante los sabios astrónomos de los cuatro puntos cardinales de la Tierra.

Existen también por allí muchos seudo-astrólogos ignorantes que suponen que en la mencionada fecha del cuatro de febrero se acabará el mundo. Esos son los que desacreditan la Astrología, esos son los charlatanes.”

Los hechos nos dieron la razón porque la lógica estaba de nuestra parte. Los Indostanes dijeron que la diosa Kali salvó al mundo, pero los periodistas que le saben sacar punta a todo, dijeron que la Diosa Kali salvó al mundo pero no salvó a los astrólogos. Así, por todas estas equivocaciones en los cálculos, es como se ha desacreditado miserablemente a una ciencia tan antigua como el mundo, eso es realmente lamentable.

La realidad, la cruda realidad, es que ya estamos en la Era Acuaria, esta era está gobernada por el explosivo Urano, Señor de la casa de Acuario. Inevitablemente viene un cambio total en todo orden de cosas.

La ciencia, la filosofía, el arte y la religión deberán unirse totalmente a la luz de la Gnosis.

La política pasará por tremendas trasformaciones, las guerras atómicas tienen inevitablemente que producir muchos cataclismos, espantoso y al fin un espantoso y terrible cataclismo que acabará con la raza Aria.

Este acontecimiento no será el primero ni el último. Recordemos a la humanidad atlante y el continente atlante. Las tradiciones arcaicas dicen que los atlantes se servían de una fuerza misteriosa llamada “Vril”, cuyo abuso provocó la revolución de los ejes de la Tierra, el cambio de lecho de los océanos y la sumersión de la Atlántida. Esta energía, este Vril, es la misma energía atómica.

La desintegración del átomo provocará a la larga, la descomposición del átomo en cadena, el resultado es retrotraer al planeta Tierra hasta el pasado arcaico. Desde aquel remoto pasado la naturaleza vino trabajando con las fuerzas de cohesión molecular, ahora nosotros trabajamos con su antítesis, con las fuerzas de desintegración atómica, esto significa regreso hacia el caos, hacia la nebulosa, y por ello actualización de los viejos cataclismos arcaicos.

Los hechos concretos nos están dando la razón, la lógica está de nuestra parte. Por todas partes está temblando la Tierra, tiembla en la América, en Europa, en el Medio Oriente, en Asia, en África, en Oceanía, en el fondo de los mares, etc., se desatan espantosos ciclones que arrasan con las ciudades, nacen niños monstruos por todas partes, aparecen enfermedades desconocidas que la ciencia no puede curar, etc.

Todo esto es el resultado de las explosiones atómicas, afortunadamente todavía los científicos no han podido dividir el electrón, desgraciadamente lo intentan y al fin lo lograrán, eso sí será más grave, cuando lo logren la destrucción será pavorosa y hasta alcanzará al mundo mental, entonces el terror infinito reinará soberano en el planeta tierra.

La entrada del Sol en Acuario es maravillosa y terrible al mismo tiempo. Urano es explosivo y tremendamente revolucionario y el animal intelectual llamado hombre, no está preparado para manejar semejante tipo de fuerzas tan explosivas y revolucionarias.

Cualquier mala cuadratura o conjunción planetaria en et futuro, podrá ser suficiente como para que el hombre se identifique totalmente con el rayo negativo de Urano, el seguro resultado será la guerra atómica la cual provocará el gran cataclismo planetario después de cierto tiempo de terremotos espantosos y horribles acontecimientos.

Los hombres que aborrecen la guerra han trabajado por la paz desde los antiguos tiempos, pero todo su esfuerzo ha resultado inútil, todas las campañas por la paz son inútiles, toda la propaganda por la paz es inútil.

Realmente, todas las conferencias y tratados de paz no son sino hipocresía y pereza mental de aquellos que no quieren trabajar sobre sí mismos para lograr la paz interior .

La guerra se debe a muchas causas que el hombre ignora, algunas de esas causas están dentro del hombre, otras están fuera del hombre.

Las guerras se deben a influencias planetarias, a fuerzas cósmicas, basta cualquier mala posición de los astros, o cualquier catástrofe cósmica, para que millones de hombres se lancen a la guerra, el hombre no es capaz de resistir a esas fuerzas cósmicas porque francamente todavía no es hombre, si fuera hombre de verdad resistiría a esas tremendas fuerzas cósmicas y entonces no habría guerras, desgraciadamente todavía el hombre no es capaz de hacer nada, el llamado hombre es tan sólo una máquina movida por fuerzas cósmicas.

Sólo el Ser puede hacer, y el llamado hombre todavía no tiene el Ser, el hombre sólo tiene dentro al yo, y éste no es el Ser. Debemos distinguir entre el yo y el Ser. El yo es múltiple, es legión; el Ser es íntegro, unitotal.

El yo está formado por millares de pequeños “yoes” separados los unos de los otros, a menudo se desconocen los unos a los otros y hasta se hacen la guerra mutuamente entre sí. El hombre es una pluralidad y su verdadero nombre es legión.

Todavía el llamado hombre no tiene una individualidad realmente definida, el llamado hombre no tiene todavía un Ser propio, singular, el hombre está dividido en legión de pequeños “yoes”.

Estos yoes luchan por la supremacía, cada uno de ellos quiere ser el amo. Cada deseo, el valor, el buen tiempo, el frío, cada pensamiento, da nacimiento a nuevos yoes.

Los factores de la guerra los llevamos dentro, los yoes de la codicia, la crueldad, el egoísmo, el odio, etc., están dentro del hombre mismo. Cuando estos yoes son disueltos a base de comprensión y santidad, cuando el hombre posea el fuego sagrado, entonces tendrá encarnado a su verdadero Ser.

Sólo el ser puede sobreponerse a las influencias planetarias, sólo el Ser puede manejar esas fuerzas cósmicas que producen la guerra.

Sólo quien posea el Ser puede llamarse hombre de verdad.

Desgraciadamente, el animal intelectual es una máquina dormida por las influencias catastróficas del cosmos, toda máquina responde a la fuerza que la mueve, millones de animales intelectuales se lanzan a la guerra, movidos por fuerzas secretas que ellos desconocen, en estas condiciones es claro y lógico pensar que las fuerzas explosivas de Urano tienen que traer guerras atómicas inevitables, los hechos concretos demostrarán nuestras afirmaciones.

Lo más grave es que ninguna propaganda por la paz dará resultados. Ninguna organización que trabaje por la paz podrá dar frutos buenos.

Las más respetables organizaciones que laboran por la paz, en nombre de la paz han declarado la guerra, ¿entonces qué?, ¿en qué quedamos?

Actualmente existen en el mundo ejércitos de paz en plena guerra, eso es trágico y horrible, pero verdadero.

Tenemos que afrontar el problema de la paz, desde otro ángulo totalmente diferente, debemos enfocar el estudio del hombre en forma franca, sincera y definitiva, si es que realmente queremos la paz, sólo logrando la verdadera paz interior podremos sobreponernos a las influencias que causan la guerra.

El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, comprendiendo lo que significa entrar en la constelación de Acuario se propone crear un nuevo orden que esté a tono con Urano en forma armoniosa, clara y definitiva.

El Movimiento Gnóstico intenta crear una nueva Era de paz consciente.

El Movimiento Gnóstico lucha por la auto-realización íntima del hombre, porque comprende que sólo con la auto-realización íntima puede el hombre sobreponerse a las influencias cósmicas adversas que causan la guerra.

El Movimiento Gnóstico está formando un nuevo grupo de hombres verdaderos, capaces de luchar contra la barbarie humana, aquellos que entren al Movimiento Gnóstico se convertirán en verdaderos paladines de la paz, después de lograda su auto-realización íntima.

Es, pues, la auto-realización lo único que nos puede dar paz verdadera.

La entrada del Sol en Acuario exige auto-realización íntima. Se necesita urgentemente una congregación, o mejor dijera un nuevo grupo humano de hombres realmente auto-realizados para establecer un nuevo orden y salvar al mundo.

La Gran Logia Blanca del Tíbet Secreto va a intentar una nueva era de paz, y el El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal, es el vehículo de expresión fundado por la Logia Blanca para este propósito y finalidad.

La humanidad está totalmente perdida pero la Logia Blanca del Tíbet Secreto, se propone hacer un último esfuerzo a fin de salvar a los perdidos, esto es semejante un enfermo que ya está a punto de morir y que sin embargo el médico le da medicina y hace lo que puede aún cuando ya el caso está perdido.

Capítulo II
UNA ESPANTOSA VERDAD

Los estudiantes de todas las escuelas seudo-esoteristas y seudo-ocultistas confían en llegar algún día a la perfección y a la liberación final, mediante la ley de la evolución.

Nosotros los gnósticos no podemos negar jamás la ley de la evolución, sería absurdo negar la ley de la evolución. También existe la ley de la involución, evolución e involución, estas dos leyes mecánicas se procesan simultáneamente en toda la naturaleza. no podemos negar esas dos leyes, pero tampoco podemos aceptar lógicamente que la mecánica pueda llevamos a la auto-realización íntima.

Ninguna mecánica puede auto-despertarnos, ninguna mecánica puede auto-realizarnos íntimamente. Esto de la auto-realización sólo puede ser el resultado de un trabajo consciente y positivo sobre sí mismo y ninguna ley mecánica puede hacer por nosotros este trabajo.

Creemos en la evolución y creemos en la involución, pero no creemos, no podremos creer jamás, no podemos aceptar nunca que la ley mecánica de la evolución puede auto-despertar nuestra conciencia y llevamos mecánicamente a la auto-realización interior profunda.

Muchas especies vivientes son el producto de la evolución y muchas otras lo son de la involución. Por ejemplo, el perro, el burro, la lagartija casera y muchas especies de monos, chimpancés, etc., son especies que han resultado de la involución y que están en franca involución. El caballo, el águila, etc., son el resultado de la evolución.

Sucede también que muchas especies evolucionan durante algún tiempo y luego involucionan, se degeneran.

Mucho se ha dicho sobre los caníbales y salvajes de las profundas selvas, los estudiantes seudo-esoteristas y seudo-ocultistas, así como muchos darwinistas totalmente embotellados en el dogma de la evolución, suponen que esas tribus son hombres primitivos en vía de evolución.

Nada puede estar más lejos que esa absurda suposición, realmente los salvajes son el resultado de la involución, de la degeneración, esas razas vienen de otras razas y otras civilizaciones.

Los caníbales y salvajes primitivos tienen, detrás de sí, antepasados gloriosos y formidables tradiciones. Realmente ellos vienen de gentes que llegaron a la cúspide de la civilización.

Las hormigas y las abejas, que muchos seudo-ocultistas suponen, especies en franca y positiva evolución, realmente son criaturas en proceso de total involución. En tiempos arcaicos antes que apareciera sobre la tierra el animal intelectual llamado equivocadamente hombre, hubo según nos cuenta la tradición, razas de semi-dioses y titanes. no hay raza que no recuerde en sus tradiciones a esos semi-dioses y titanes, lo lamentable fueron los primeros ensayos de tipo marxista comunista. Dichas razas se propusieron crear la sociedad comunista y lo lograron, empezaron por prohibir toda religión y establecer sangrientas dictaduras.

En principio se necesitaron grandes esfuerzos intelectuales y voluntad de acero para crear la sociedad estilo comunista, después todo se volvió mecánico, la libre iniciativa fue aniquilada y como resultado se hizo inútil pensar, órgano que no se usa se atrofia; aquellas gentes dejaron de usar la inteligencia y el cerebro se atrofió, después los movimientos mecánicos se volvieron hereditarios, transmitiéndose instintivamente de padres a hijos.

Pasaron los siglos, nacieron y murieron civilizaciones, nacieron y murieron varias edades de piedra, aquellas criaturas involucionaron, se fueron volviendo cada vez más pequeñas, sus formas se alteraron con los siglos, los movimientos de tipo social comunista marxista se siguieron heredando.

Hoy nos asombramos de la perfecta organización de un hormiguero o de un panal de abejas, sólo lamentamos que esas especies ya no tengan la brillante inteligencia de otros tiempos. Realmente abejas y hormigas descienden de gloriosas razas pre-humanas que cometieron el error de crear la sociedad socialista marxista.

La evolución y la involución son leyes totalmente mecánicas, dichas leyes existen, pero lo malo, lo equivocado, es atribuirle a dichas leyes factores que no tienen.

Es urgente comprender que sólo la revolución de la conciencia puede llevamos a la auto-realización íntima.

La senda del filo de la navaja es el camino de la revolución verdadera. Este camino es el que posee todos los medios para desarrollar ocultas posibilidades del hombre, tenemos que reconocer que son muy pocos aquellos que se meten por el camino de la revolución íntima, esto nos indica lo difícil y raro que es encontrar en el mundo, hombres con todas sus posibilidades ya totalmente desarrolladas.

El desarrollo de estas posibilidades no es una ley. La ley trágica y sombría que existe para el animal intelectual llamado hombre, es el vivir dentro del círculo de las fuerzas mecánicas, convertido en hombre-máquina.

El camino que conduce al desarrollo de todas las divinas posibilidades es totalmente revolucionario, tenemos que marchar contra la naturaleza y desenvainar la espada para pelear contra sus poderes tenebrosos. Tenemos que pelear contra todo lo existente, contra el cosmos y contra sí mismo, esto explica porqué la senda del filo de la navaja es tan difícil y trabajoso.

La senda del filo de la navaja es la senda de la verdadera revolución interior. Esta senda es lo opuesto a la vida corriente, a la vida de todos los días, realmente la vida común y corriente, aún cuando esté llena de intereses científicos, filosóficos y sociales, sólo conduce a la muerte.

El hombre está lleno de posibilidades que pueden permanecer sin ningún desarrollo y que hasta pueden desaparecer del todo si no tiene el valor de meterse por el camino de la revolución íntima.

Esto de la auto-realización íntima es contrario a los intereses de la naturaleza, y cuando un hombre resuelve entrar a la senda de la revolución, la naturaleza lanza contra éste todos sus poderes tenebrosos, realmente la naturaleza necesita del hombre-máquina, pero lo necesita así como está con excepción de su perversidad, realmente el hombre-máquina es necesario para la economía de los reinos orgánicos e inorgánicos.

El hombre es con relación a la Gran Naturaleza, lo que las células del hígado o del cerebro lo son para el organismo humano entero, la naturaleza utiliza al hombre máquina para sus propósitos orgánicos y luego se lo traga en el Avitchi, (Abismo, Infernus). Si toda la humanidad se auto-realizara, habría un equilibrio del planeta Tierra y una catástrofe espantosa, es pues muy difícil y totalmente imposible pensar que todos los seres humanos se auto-realicen.

Sólo el individuo puede auto-realizarse, empero es raro hallar un individuo que realmente esté dispuesto a meterse en el camino de la revolución, radical, total, absoluta.

Lo peor de todo, es que nadie está obligado a ayudamos, esto es cuestión totalmente propia, individual, íntima; ahora nos explicaremos mejor aquella frase del cristo que dice: “Muchos son los llamados y pocos los escogidos”, o esta otra que dice: “De mil que me buscan. uno me encuentra; de mil que me encuentran uno me sigue; de mil que me siguen, uno es mío”.

Todo el mundo repite estas frases, todo el mundo está perfectamente convencido de comprenderlas, pero hay que buscar con la linterna de Diógenes a aquel que realmente pueda comprenderlas en forma absoluta y total, todos se creen escogidos y sólo con los dedos de la mano se pueden contar los escogidos, es raro hallar en el mundo algún escogido.

Realmente la humanidad en su totalidad será tragada por el abismo. Muy pocos serán los salvados.

El Movimiento Gnóstico comprendiendo esta espantosa verdad se propone enseñar al mundo el camino verdadero, franco y sincero, de la legítima y autentica revolución interior.

El Movimiento Gnóstico quiere salvar al que se deje salvar, al que resuelva dejar el orgullo de creerse sabio.

Capítulo III
EL ALMA

El animal intelectual llamado hombre no tiene alma. El animal intelectual realmente sólo tiene material psíquico para fabricar alma, el animal intelectual debe fabricar alma.

Debemos distinguir entre el yo y el alma, el yo no es el alma, el yo no es divino, el yo no es inmortal, el yo continúa después de la muerte y se reencarna para satisfacer vicios, pasiones y deseos, eso es todo.

Cada reencarnación es una repetición de todos los actos de nuestras vidas pasadas, más sus consecuencias buenas y malas.

El yo es pluralizado. El yo es legión de diablos que continúan más allá del sepulcro. El cuerpo del yo es el cuerpo de deseos.

Después de la muerte, el yo en su cuerpo de deseos continúa y se reencarna para satisfacer sus pasiones.

La raíz de toda amargura es el yo. La raíz de la ignorancia es el yo. Nacer es dolor, morir es dolor, vivir es dolor, realmente el yo es el origen del dolor.

El yo es legión de diablos, legión de yoes; dentro de una persona existen muchas personas, muchos yoes. Los seudo-esoteristas mal informados creen que tenemos una sola mente.

Realmente tenemos miles de mentes, cada pequeño yo de la legión que compone el yo tiene su mente, ideas y proyectos propios. El hombre no tiene siquiera individualidad, singularidad, unidad. El llamado hombre es legión de diablos, eso es todo.

Sé que estamos hablando con términos que a los seudo-sapientes no les gustan, pero ¿qué vamos a hacer?, debemos hablar con franqueza la verdad.

La verdad a nadie le gusta pero debemos decir la verdad, la gente cree que tiene alma cuando en verdad sólo tiene dentro al Satán (el yo). El Satán, la legión del yo, el ego, gasta torpemente el material anímico, el material psíquico en explosiones atómicas de ira, codicia, lujuria, orgullo, envidia, pereza, gula, etc.

De la nada, nada puede salir; si el yo gasta la materia prima, el material anímico, es claro que no podemos fabricar alma. Quien no fabrica alma es devorado por el abismo, a su tiempo y a su hora. “¿De qué le valdrá a un hombre poseer todos los tesoros del mundo si pierde su alma?”.

Realmente sólo existe un sistema para fabricar alma, ese sistema es el de disolver el yo. Muerto el yo, ya no existe el gastador, entonces el material anímico se acumula dentro convirtiéndose en un centro permanente de conciencia. Ese centro se llama alma. Eso es alma, necesitamos fabricar alma.

SISTEMA PARA DISOLVER EL YO

El yo no se disuelve con santurronería ni con poses de fingidas mansedumbres, ni con fanatismos estúpidos, es necesario hacerle la disección al yo con el bisturí de la autocrítica. Tenemos que aprender a criticamos así mismos, necesitamos de la auto-crítica.

El yo es un libro de muchos tornos, tenemos que estudiar ese libro detenidamente si es que realmente queremos disolver el yo y fabricar alma.

Lo primero que necesitamos es auto-observarnos cuidadosamente para descubrir nuestros propios defectos, lo segundo es analizar intelectualmente nuestros defectos, lo tercero es meditar profundamente en ellos para descubrir cómo se comportan en tos distintos niveles de la mente, recordad que la mente tiene muchas profundidades que normalmente ignoramos.

Muchos santos que aquí en el mundo físico asombraban al mundo por su santidad, continuaban en otros niveles de la mente siendo grandes pecadores, y cuando ellos lo descubrieron, sufrieron muchísimo y llevaron saco y cilicio, y ayunaron e hicieron grandes y espantosas penitencias, casi siempre esos santos fracasaron cuando se les sometió a prueba en los mundos superiores.

Necesitamos morir de instante en instante, sólo con la muerte adviene lo nuevo, cada vez que comprendemos íntegramente un defecto, se desintegra en los mundos internos el yo que lo personifica, cada vez que se desintegra un yo adviene a nosotros algo nuevo, un poder, una verdad, una virtud , etc., etc., etc.

No es diciendo: voy a ser caritativo, verídico, honrado, casto, pacífico, como se llega a tener esas virtudes; realmente esas virtudes nacen en nosotros como resultado de la comprensión profunda, si comprendemos profundamente lo que es la crueldad, nacerá en nosotros la caridad.

Si comprendemos profundamente lo que es la mentira, la falsedad, es claro que nacerá en nosotros el anhelo ferviente de decir siempre la verdad y nada más que la verdad, y así sucesivamente con todas las virtudes, todas ellas advienen a nosotros cuando comprendemos profundamente nuestros propios errores.

Sólo a base de auto-observación profunda, análisis intelectual y meditación perfecta, podemos llegar a comprender íntegramente cada uno de nuestros defectos. Inútilmente podemos afirmar miles de veces, voy a ser casto, templado, pacífico, desinteresado, etc., si no comprendemos íntegramente nuestros defectos en todos los niveles de la mente.

Si queremos disolver el yo pluralizado debemos dejar el perorgullo de creemos buenos y santos, aquellas personas que han leído teosofía, rosacrucismo, espiritualismo, etc., tienen una marcada tendencia a creerse buenas, caritativas, puras, etc.

Dichas personas inconscientemente luchan por auto-conservar el yo, no quieren reconocer sus propios errores, son peores que los llamados profanos porque estos por lo menos no se creen santos, ni presumen de virtuosos.

Realmente tenemos que partir de cero si es que queremos disolver el yo, el mi mismo, el ego reencarnante.

Gústenos o no nos guste, la verdad es que nosotros somos diablos, gentes perversas.

Si negamos esta espantosa verdad resulta imposible disolver el yo.

Si aceptamos esta espantosa verdad comenzamos inmediatamente a morir de instante en instante.

Debemos recordar que entre el incienso de la oración también se esconde el delito, entre el perfume de la cortesía también se esconde el delito, entre la cadencia milagrosa de un verso también se esconde el delito.

Realmente el delito se disfraza de santo, de maestro, de anacoreta, de penitente, de sacerdote, de caritativo, de perfecto, etc.

Si nosotros queremos disolver el yo tenemos que resolvernos a auto-explorarnos profundamente en todos los niveles de la mente, necesitamos ser sinceros con nosotros mismos, ser honrados en la vida y no presumir de buenos ni de santos porque todos nosotros somos realmente unos malvados.

Lo que hemos dicho es duro, muy duro, demasiado duro, y puede que no le guste a los santurrones, pero es la verdad y si no la reconocemos se hace absolutamente imposible disolver el yo.

Debemos hablar claro, debemos hablar con franqueza sobre estas cosas si es que realmente queremos que la gente comprenda lo que es la técnica de la disolución del yo.

Capítulo IV
EL ESPÍRITU

El alma puede ser mortal o inmortal, eso depende de nosotros mismos.

Toda clase de pecados serán perdonados, menos el pecado contra el Espíritu Santo. Quien fornica, peca contra el Espíritu Santo. Quien adultera, peca contra el Espíritu Santo. Quien aborrece el sexo y renuncia a él, peca contra el Espíritu Santo.

Muchos seudo-ocultistas dicen: Yo me preocupo únicamente por lo que tengo de la cintura para arriba, porque lo que tengo de la cintura para abajo es bestial, animal, el sexo es bestial, asqueante, animal, absurdo, etc., etc.

Las personas que hablan así, las personas que piensan así, blasfeman contra el Espíritu Santo, insultan al Tercer Logos, se creen más perfectas que el Espíritu Santo.

Realmente el Espíritu Santo es la misma fuerza sexual que los infrasexuales degenerados aborrecen y profanan. El laboratorio del Espíritu Santo está en los mismos órganos creadores.

El Espíritu Santo fue enviado por el Padre para robustecer el alma, para despertarle todos sus ígneos poderes, para abrirle cada una de las siete iglesias.

Quien rechaza al Espíritu Santo, rechaza al Padre.

Todo aquél, que rechaza el sexo es como quien quiere castrar al Sol y se castra entonces a sí mismo.

Es necesario transformar al alma en espíritu y esto sólo es posible sabiendo utilizar conscientemente el fuego sexual del Espíritu Santo.

Es urgente fabricar espíritu, el llamado hombre todavía no tiene espíritu.

El espíritu es fuego vivo, fuego resulta de la transmutación, necesitamos transmutar nuestras energías sexuales en luz y fuego, todo en la .vida cuesta algo, nada se consigue regalado, el precio de la fabricación de espíritu es muy elevado, hay que renunciar para toda la eternidad al goce de derramar el semen, esto es muerte para la bestia y por lo tanto no le gusta, no le puede gustar jamás semejante sacrificio.

No es pues extraño que muchos al leer estas líneas digan: Yo no acepto esta enseñanza, esto es dañoso, antinatural, etc., etc., el yo se auto defiende y justifica su fornicación de mil maneras.

SEXO YOGA

Las técnicas del sexo-yoga se conocen con el nombre de tantrismo. Existe el tantrismo negro, el gris y el blanco.

En el tantrismo negro existe eyaculación seminal y su resultado es fatal porque el yogui se convierte en mago negro.

En el tantrismo gris no se da mucha importancia a la cuestión de la eyaculación seminal y a veces el yogui lo eyacula, como otras no lo eyacula; dicha clave de tantrismo degenera en negro inevitablemente.

Existe también el tantrismo blanco, éste es el que utilizan los iniciados de la gran Logia Blanca para llegar al adeptado práctico.

Vamos pues a hablar de esta última clase de tantrismo, porque es el único que se puede usar para fabricar espíritu.

La teoría del tantrismo blanco es la de convertir venenos en medicinas. Por veneno se entiende el uso de la mujer y las bebidas espirituosas.

En algunos textos brahmines de la India sagrada de los Vedas se consideraba la unión sexual como equivalente a un sacrificio divino y a la mujer, o sus órganos sexuales, como el fuego en que se ofrecía este sacrificio.

En uno de estos textos (el Sharapata-Brahamana) se hace decir a la mujer: “Si es tu deseo utilizarme para el sacrificio, que se te conceda cualquier bendición que por mi mediación invoques.”

Raros son aquellos que saben comprender estas palabras de la mujer Brahamín, realmente cuando estamos trabajando con el Tercer Logos tenemos el poder de crear y de pedir, los inteligentes pueden pedir el despertar de la conciencia y su conciencia despertará.

A dios rogando y con el mazo dando, podemos pedir y al mismo tiempo dar a nuestra conciencia interior profunda, órdenes imperantes diciéndole frases como esta: “Conciencia mía, despertad, conciencia mía, no durmáis más”. Cada orden debe darse con voluptuosidad, con emoción, con anhelo profundo.

El resultado será el despertar de la conciencia. Durante el sueño el devoto empezará a sentirse consciente, despierto; podrá decir, yo estoy en los mundos internos, mi cuerpo físico está durmiendo en su cama, podrá el iniciado vivir consciente en los mundos superiores, convertido en un ciudadano consciente del cosmos, el problema del desdoblamiento habrá sido resuelto totalmente.

El budismo tántrico enseña que sólo con la mujer es posible alcanzar el nirvana. También es cierto que la mujer sólo con el varón puede alcanzar el nirvana.

La característica principal del tantrismo es seguir una técnica especial durante el coito para alcanzar el éxtasis perfecto, esta técnica está basada en el "coitus reservatus", o sea, el acto sexual sin llegar a la eyaculación del semen, esta práctica es lo que se llama en la India sagrada el Maithuna.

Antes del Maithuna, el yogui y la yoguina indostanes, pasan por una época de difícil preparación esotérica… Un texto señala como regla que el hombre ha de pasar primero seis meses adorando y deseando a su mujer y dormir con ella en la cama tres meses a su derecha y tres a su izquierda, pero sin contacto sexual, sólo después de esos seis meses se puede practicar el Maithuna.

Los textos tántricos dicen claramente que aún cuando el semen esté a punto de ser eyaculado, el yogui debe retenerlo y no derramarlo mediante un esfuerzo muy especial.

En un texto se recomienda que se suspenda la respiración en el momento en que ya se venga el orgasmo. El libro dice: “Si el discípulo suspende la respiración no se derramará su semen, aún cuando lo abrace la más joven y atractiva de las mujeres.”

Es con esta práctica como los yoguis indostanes verdaderamente iniciados, alcanzan el éxtasis perfecto y llegan al nirvana, con el Maithuna se despierta el Kundalini, realmente el Kundalini es el mismo fuego del Espíritu Santo, el fuego pentecostal.

Practicar el Maithuna equivale a cabalgar en el tigre. Sólo aquellos que saben cabalgar en el tigre logran despertar el Kundalini y llevarlo hasta su desarrollo total y definitivo.

La serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes duerme profundamente enroscada tres veces y media dentro de un centro magnético situado en el cóxis.

Cuando la serpiente despierta sale de su centro magnético y sube por el canal medular lentamente, despertando a todos los poderes ígneos que se hallan latentes en el alma, así es como ésta se vuelve omnipotente y poderosa.

El Kundalini es Fuego Sagrado, Espíritu Divino… Cuando el alma recibe el fuego se vuelve ígnea, también se une con el espíritu, se convierte en espíritu y se hace eterna.

Es urgente fabricar espíritu, es urgente transformar el alma en espíritu. No existe ningún otro camino para fabricar espíritu, no existe ningún otro camino para fabricar alma.

El Movimiento Gnóstico Cristiano Universal comprendiendo que no existe, que no ha existido ningún otro camino para fabricar espíritu y volver inmortal al alma, predica la ciencia del yoga sexual.

Esta es la esencia del yoga. Un yogui sin la esencia del yoga, es semejante a un jardín sin agua o a un organismo animal sin sangre o a un automóvil sin gasolina.

Es urgente fabricar alma, es urgente fabricar espíritu. Es urgente sacrificarnos por la humanidad, enseñar a otros esta ciencia divina.

Capítulo V
EL BUDA

Mucho se ha hablado en el Oriente sobre Buda y los budas, sería largo detenemos en la enumeración y definición de todos los sudas de perfección.

En el cielo del mahayana existen millares de budas no sólo en los textos sino también en los templos, donde los artistas los han reproducido infatigablemente.

Nosotros tenemos que decir que para todo hombre verdaderamente revolucionario hay un Buda.

Sólo el hombre rebelde, sólo el hombre que es capaz de disolver el yo para fabricar alma, sólo el hombre que es capaz de renunciar eternamente a la eyaculación del semen para despertar el fuego y fabricar espíritu, es verdaderamente digno de encarnar a su Buda interno. “Al que tiene se le da, y mientras más tiene más se le da, pero al que no tiene, hasta lo que tiene le será quitado.”

Todo hombre valiente, todo verdadero rebelde se convierte en un Buda.

Estamos hablando para hombres sinceros, para hombres que estén dispuestos a jugarse siempre la última carta, no estamos hablando para los imbéciles, porque éstos odian el sexo y no quieren disolver el yo, estamos hablando para los que verdaderamente quieren realizarse a fondo.

Si el animal intelectual pudiera encarnar al Buda interno se aniquilaría, no podría resistir el tremendo voltaje eléctrico de las energías búdicas.

Sólo fabricando alma y espíritu podemos encarnar al Buda interno.

En todas las escuelas existen individuos que leen muchísimo pero no realizan nada, esos no renuncian a la eyaculación del semen ni por todos los tesoros del mundo; gente así, gente que no quiere renunciar a ese placer bestial, inevitablemente tiene que entrar al Avitchi; esas personas por lo común creen que van muy bien y hasta suponen que de todas maneras pueden auto-realizarse sin necesidad de renunciar a su querida fornicación.

La realidad es que esas personas entrarán al Avitchi inevitablemente: el budismo tántrico es maravilloso porque enseña el Maithuna y la disolución del yo.

El budismo tántrico jamás podría concebir al Buda interno como alguna especie refinada de yo. Todo maestro en el samadhi (éxtasis) sabe muy bien que el Buda interno está mas allá de todo tipo de yoismo. El Buda interno es cósmico, universal, infinito.

Buda enseñó el Maithuna secretamente a sus discípulos. Buda enseñó la disolución del yo a sus discípulos. Buda enseñó el camino del sacrificio por la humanidad a sus discípulos.

Se han escrito millones de volúmenes de ocultismo, teosofismo, rosacrucismo, etc., etc., se ha dicho mucho, pero la realidad es que la síntesis de todo el conocimiento se reduce a tres factores: primero, morir; segundo nacer; tercero sacrificarse por la humanidad. Debe morir el yo.

Debe nacer el Buda interno en nosotros, debemos amar a la humanidad y predicar por todas partes la doctrina de la buena ley .

El Movimiento Gnóstico, consciente de estos tres factores básicos de la revolución de la conciencia, pelea la buena batalla contra las tinieblas del error. El Movimiento Gnóstico quiere que todos los seres humanos tengan alma, quiere hombres con alma, lucha por despertar conciencia.

El Movimiento Gnóstico no está contra ninguna religión, escueta, secta. El Movimiento Gnóstico únicamente se propone enseñar a todos los seres humanos la senda del filo de la navaja.

Estamos luchando por salvar del ahogado el sombrero, eso es todo, no importa que la gente nos critique y nos insulte, no importa que la gente hable contra nosotros, lo que nos importa es salvar a los que se dejen salvar, y los demás, que se los lleve el diablo, allá ellos, cada cual es cada cual.

Capítulo VI
EL CRISTO

Ya llegamos al año 1963 de la Era Cristiana, segundo año de la. Era Acuaria y todavía la gente no sabe qué cosa es el Cristo, es mucho lo que se adora al Cristo, es mucha la sangre derramada en nombre del Cristo, inquisiciones, asesinatos en nombre del Cristo, explotación en nombre del Cristo, violaciones en nombre del Cristo, etc.

Realmente ser cristiano es algo muy difícil. Ser cristiano significa tener el Ser de un cristiano.

Ser cristiano significa tener ya alma y espíritu, poseer el Ser. Sólo quien ya tiene al Ser puede vivir realmente conforme a los preceptos del Cristo.

Satán, el yo pluralizado no puede vivir jamás de acuerdo a los preceptos del Cristo. Satán es Satán y eso es todo.

Existen siete tipos de hombres:

Primero: hombre instintivo y brutal.

Segundo: hombre emotivo y sentimental.

Tercero: hombre intelectual.

Cuarto: hombre que comienza a buscar la vida espiritual y que escucha a los iniciados.

Quinto: hombre que ya fabricó alma y espíritu.

Sexto: hombre auto-realizado pero con residuos del yo.

Séptimo: hombre totalmente auto-realizado y sin residuos del yo.

Sobre esta base septenaria de la sociedad humana podemos clasificar las siete escalas del cristianismo.

Primera Escala: hombre superficial externo que sólo se contenta con ver las ceremonias religiosas pero sin entenderlas en lo más mínimo.

Segunda Escala: hombre puramente emotivo y sentimental, esta clase de hombres tan pronto están llorando ante los santos de su devoción, como tan pronto levantan hogueras inquisitoriales para quemar vivos a los que ellos califican de herejes, las guerras religiosas fueron siempre provocadas por esta clase de hombres.

Tercera Escala: religiosos intelectuales que quieren interpretar las Sagradas Escrituras desde un punto intelectual pero sin intelección iluminada, ni mucho menos intuición, esta clase de gente abunda mucho entre Protestantes, Adventistas, Anglicanos, Testigos de Jehová, etc., etc., etc.

Cuarta Escala: esta clase de gente abunda mucho en todas las escuelas de Teosofía, Rosacrucismo, Yoguismo, Cristianismo Rosacruz como el de Max Heindel, Espiritualismo, etc., son gentes que ya comienzan a luchar de verdad por su auto-realización íntima.

Quinta clase: cristianos con muy graves errores pero cristianos.

Sexta clase: cristianos perfectos pero que sufren mucho luchando por acabar con los residuos del yo pluralizado.

Séptima escala: cristianos absolutamente perfectos. Cristianos sin residuos del yo. Grandes maestros totalmente auto-realizados.

Este mismo orden, estas mismas siete escalas de religiosidad, se pueden aplicar al budismo y él todas las grandes religiones confesionales.

Cristiano absolutamente perfecto sólo puede ser el que alcanzo la iniciación venusta.

Todo Buda que renuncie a la felicidad del nirvana por amor a la humanidad, después de muchos sufrimientos puede alcanzar la iniciación venusta.

El Buda Jesús alcanzó dicha iniciación, Jesús recibió la iniciación venusta a orillas del Jordán, cuando Juan lo bautizó, en esos instantes del bautismo, el resplandeciente Dragón de Sabiduría, es decir el Cristo Íntimo, encarno en Jesús.

Juan también es un Cristo porque Juan también encarnó al Cristo Íntimo. El Venerable Maestro de Sabiduría Kout Humí es un Cristo porque también encarnó al Cristo. Hermes, Buddha, Quetzalcóatl, Zaratustra, Krishna, Lao Tse y muchos grandes Avataras son Cristos porque encarnaron al Cristo.

Realmente Cristo no es un individuo humano ni divino. Cristo es una substancia cósmica, universal, infinita. Pablo de Tarso, nos invita a formar a Cristo dentro de nosotros, es decir nos invita a asimilar dentro del organismo humano y dentro del alma y el espíritu esa substancia maravillosa llamada Cristo.

Esto que estamos diciendo en estas líneas jamás lo aceptarían los hombres del primero, segundo y tercer tipo; los hombres del cuarto tipo comienzan a aceptarlo, los del quinto tipo lo aceptan totalmente y luchan por realizarlo prácticamente. Los del sexto tipo ya lo realizaron en forma relativa, pero sólo lo han realizado absolutamente los hombres del séptimo tipo, los Hermes, los Quetzalcóatls, los Zaratustras, etc.

Cristo es el Logos Solar. El Logos es Unidad Múltiple Perfecta. En el Logos no existe la individualidad ni el yo, en Él todos somos uno. Él es el Ejército de la Voz, la Gran Palabra, el Verbo.

Mucho se ha hablado sobre Jesús de Nazaret y por la calle han aparecido muchos falsos cristos, hace poco a un mitómano se le metió en la cabeza la idea de que él era Jesucristo. Se dejó crecer la barba y el cabello, dejó a un lado el saco, el pantalón y el chaleco, se quitó los zapatos y se puso sandalias, y luego pregonó a los cuatro vientos que él era Jesucristo; como es natural no faltaron algunas gentes sencillas y crédulas que le creyeron al pie de la letra todo lo que él decía, aquél mitómano enseñó tantrismo negro, escribió algunos libros y fundó una organización de individuos que derraman el semen (fornicarios irredentos).

Afortunadamente ya ese impostor mitómano dejó de existir después de haberle hecho un gran daño a la pobre humanidad doliente, lo más curioso es que cada vez que muere un falso Cristo la gente que los sigue justifica dichas muertes diciendo: “Un poquito y no me veréis; y otra vez un poquito, y me veréis: porque yo voy al Padre”.

Es asombroso ver como los tenebrosos se acomodan las palabras del Evangelio, cómo engañan a la gente utilizando para el engaño hasta las mismas palabras de Jesús el Cristo, palabras de aquel en cuya boca jamás hubo engaño.

El Divino Rabí de Galilea nos advirtió claramente diciendo: “Sí alguno os dijere: He aquí está el Cristo, o allí, no creáis. Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán si es posible aún a los escogidos.” (Vers. 23-24, cap. 24 Mateo).

Realmente los escogidos se pueden contar con los dedos de la mano porque sólo se pueden considerar escogidos a los que fabrican alma y espíritu.

En el nirvana existen muchos budas de perfección que todavía no han alcanzado la iniciación venusta.

Cuando un Buda renuncia a la felicidad del nirvana por amor a la humanidad alcanza la iniciación venusta. Entonces encarna a su resplandeciente Dragón de Sabiduría (El Cristo Íntimo).

Quien quiera alcanzar la cristificación total debe ser revolucionario.

La senda del filo de la navaja es totalmente revolucionaria.

Todo verdadero revolucionario se convierte en un Buda. Todo verdadero revolucionario se convierte en un Cristo.

Capítulo VII
EL MOVIMIENTO GNÓSTICO CRISTIANO UNIVERSAL

El Movimiento Gnóstico tiene lumisiales (santuarios), centros de estudios establecidos en muchos países de la tierra, este movimiento no está contra ninguna escuela, religión, orden o secta.

El Movimiento Gnóstico lucha por Iniciar la nueva Era Acuaria., y de hecho y por derecho propio la está iniciando, entre el augusto tronar del pensamiento.

No es necesario abandonar la religión para entrar al Movimiento, dentro del Movimiento Gnóstico existen muchos individuos que pertenecen a distintas religiones, escuelas y sectas.

La doctrina que está enseñando el Movimiento Gnóstico es la doctrina de la síntesis, ésta es doctrina de la Nueva Era.

EL Movimiento Gnóstico y la auténtica y legítima escuela Gnóstica Rosacruz de Kummenes, se hallan íntimamente unidos. El Presidente Fundador del Movimiento Gnóstico es un iniciado del Templo Rosacruz de Kummenes.

El Templo Kummenes es interno y a él sólo se puede llegar en cuerpo astral. Todas las escuelas rosacruces o seudo-rosacruces del mundo físico son únicamente escuelas de aspirantes rosacruces, porque en el mundo físico no existe la real y genuina escuela rosacruz.

La Iglesia Gnóstica y la auténtica escuela rosacruz del Templo de Kummenes están íntimamente unidas.

El Escudo del Movimiento Gnóstico es el León de la Ley con las cinco estrellas que representan al Buddha Maitreya, el quinto Buda, el quinto Avatara, el iniciador de la Nueva Era.

Frente a la constelación de Acuario tenemos a Leo, el polo opuesto de Acuario, el cual definirá en forma total todo el porvenir de Acuario.

El símbolo de la auténtica y legítima Escuela Gnóstica Rosacruz De Kummenes, es la rosa sobre la cruz, es necesario que la rosa del espíritu florezca en nuestra cruz.

Si analizamos la constitución del hombre, hallamos los siete principios distribuidos así:

1.- Cuerpo físico.
2.- Cuerpo vital.
3.- Cuerpo emocional.
4.- Mente.
5.- Voluntad.
6.- Conciencia.
7.- Íntimo.

En síntesis estos principios se reducen a cuatro. El vital sólo es la sección superior del físico, por lo tanto el primer cuerpo es el físico. El segundo cuerpo viene a ser el astral, el tercero el mental, y el cuarto, el cuerpo de la voluntad consciente.

Los principios sexto y séptimo encarnan en nosotros cuando poseemos los cuatro cuerpos, la cruz perfecta. Esos principios sexto y séptimo son realmente la rosa del espíritu que debe florecer en la cruz perfecta.

Realmente el animal intelectual, todavía no tiene cuerpo astral. Sólo tiene el cuerpo de deseos dentro del cual está la legión del yo.

Eso de tener cuerpo astral es un lujo que muy pocos pueden darse. Un hombre puede vivir muy bien sin cuerpo astral, su cuerpo físico tiene todas las funciones necesarias para la vida.

Un hombre sin cuerpo astral puede producir la impresión de ser muy intelectual, y hasta espiritual, cuando en realidad sólo posee un cuerpo de deseos dentro del cual vive el yo (Satán).

El cuerpo astral sólo nace con el Maithuna (magia sexual).

El cuerpo astral sólo lo tienen los ángeles y maestros.

El tercer cuerpo es el mental, el hombre común y corriente tiene muchas mentes porque cada yo, cada diablo, tiene su mente, el verdadero mental se forma dentro del legítimo astral, nace con el Maithuna.

El cuarto cuerpo es el de la voluntad consciente; el hombre actual, es decir el animal intelectual, no tiene voluntad consciente, sólo tiene deseos que enfocados en tal o cual dirección son llamados erróneamente voluntad.

El verdadero cuerpo de la voluntad consciente nace dentro del mental practicando el Maithuna (magia sexual).

Las semillas de estos cuatro cuerpos están dentro del sistema seminal.

Sólo con la magia sexual pueden germinar, nacer cada uno de estos cuerpos, cuando ya tenemos los cuatro cuerpos, el Buda interno encarna en nosotros, la rosa florece sobre su cruz. Verdadero rosacruz sólo es un Buda, un Cristo. Todos los demás son aspirantes a rosacruces.

La terminología cristiana define estos cuatro cuerpos así: cuerpo carnal, cuerpo natural, cuerpo espiritual y cuerpo divino.

El cuerpo carnal está controlado por cuarenta y ocho leyes. El cuerpo natural está controlado por veinticuatro leyes. El cuerpo espiritual está controlado por doce leyes. El cuerpo divino está controlado por seis leyes.

Quien rechaza el Maithuna (magia sexual) no puede crear dentro de sí mismo el astral, el mental y el cuerpo de la voluntad consciente, porque de la nada, nada sale, así como de la energía creadora nació el físico, así también mediante la energía creadora sexual, nacen los vehículos superiores.

Realmente sólo es hombre de verdad quién tiene la cruz perfecta, los cuatro vehículos perfectos. Sólo un hombre así tiene alma y espíritu. Sólo así es de verdad un hombre realizado.

El Movimiento Gnóstico comprendiendo estas verdades se ha propuesto enseñarle a la humanidad los misterios del sexo y el camino de la disolución del yo.

Los estudios gnósticos rosacruces son muy profundos y para esos estudios existen millares de lumisiales (centros de estudio) santuarios gnósticos.

El Templo Principal del Movimiento Gnóstico es el Summum Supremum Sanctuarium situado bajo la tierra en una selva profunda de Sur América.

Todas aquellas personas que estudien nuestros libros, pueden asociarse para formar grupos gnósticos. Todo grupo gnóstico se convierte en Lumisial.

Es urgente informar por escrito al Presidente Fundador del Movimiento Gnóstico sobre todo Lumisial que se funde.

El Movimiento Gnóstico apoyará a todo Lumisial que se funde, cualquier grupo de personas pueden asociarse y reunirse para estudiar, todo grupo será atendido por la Sede Patriarcal de México y convertido en Lumisial.

Estudie Ud. estas enseñanzas, búsquese amigos, organice un grupo y escríbanos para darle el nombramiento de Jefe de un Lumisial.

Tenemos libros que le remitiremos, le enviaremos lecciones, forme su Lumisial propio. Estudie nuestros libros, escríbanos.

* * *